lunes, 9 de febrero de 2009

Sobre Chihiro y el Sin Cara

En El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki, hay algo interesante en la relación entre Chihiro y el Sin Cara: en la transformación de él, propiciada por la naturalidad y el respeto con que ella le trata. Él tiene una sed de cosas que nunca se satisface, en el fondo una sed de atención. Chihiro no le da lo que pide, no entra en su juego, no acepta las sales de baño que le da porque ya tiene bastante, no acepta su (falso) oro porque no lo necesita. Pero tampoco le rechaza; le trata en cierto modo como a un niño pesado, sin conceder sus caprichos, sin violentarse. Él se enfurece porque no obtiene lo que desea, se convierte en un monstruo, devora y exige. Finalmente, vomita cuanto ha devorado, vuelve a ser una débil sombra, se hace inofensivo y aun útil, un amigo en realidad, ya no una amenaza. ¿Qué ha pasado? Aparte de darle el pastel-vomitivo cuando al fin se dispone a devorarla (y ojo, se lo da sabiendo que es algo que cura), ¿ha hecho algo Chihiro para provocar toda esa crisis-transformación? Ella, tan natural que probablemente ni siquiera lo sabe, no ha hecho desde el principio más que comportarse con respeto en todo momento, con él y consigo misma, en lugar de tratarlo como a un enemigo: no es malo en realidad, dice. Lo ve. Nada más, y nada menos.

6 comentarios:

  1. Muy buena observación! Esa es una de las películas de uno de mis directores favoritos... Sobre todo me gusta cómo trata el tema del "mal".
    Te dejo un abrazo y gracias por tu comentario en mi blog!
    M.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha llamado la atención la sabiduría que muestran los héroes y heroínas de las películas de Miyazaki, quienes suelen comprender que las fuerzas que parecen antagónicas no lo son tanto, todo lo más diferentes aspectos de una misma cosa. Esto ocurre en el caso de Chihiro con la bruja Yubaba y su gemela Zeniba, o también (si no has visto "La princesa Mononoke" no sigas leyendo que te la destriparé un poco), entre la gente de la ciudad del hierro liderados por lady Eboshi y los animales-dioses del bosque.
    Si llegan a triunfar es precisamente por su lucidez y por mantenerse fieles a esa visión que a muchos nos gustaría poder alcanzar.

    Un abrazo Daniel, me alegra volver a encontrar actividad por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. Genial esa especie de conciliación en Chihiro de la "buena" Zeniba y la "mala" Yubaba (¡a quien al final llama "abuelita" como si nada!). Hay luz y riqueza de contenidos en las películas de Miyazaki.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué tema interesante para investigar y desarrollar el del simbolismo de los gemelos!
    Abrazos!
    M.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta película, de hecho hice una nota sobre ella en mi blog (www.solootraaficionada.blogspot.com), y no termino de encontrarle mas significados a cada cosa. A mi el sin caras no me parece que “pida”, si no que da para devorarte… bueno escribí un poco sobre esto en mi blog.
    Caro

    ResponderEliminar
  6. Alou :D bueno pues la verdad el sin caras en para muchos un poco aterrador ahora bien no quiere decir que realmente sea asi creo que lo que querían representar es que hay muchos de estos espiritud o sombras " SIN CARAS" por lo tanto no habría por que olvidar lo ....
    Pero que hay que tenerles respeto y claro no temerles hay que respetarlos porque muchos pueden ser muy violentos y otros pueden llegar a hacer muy imprudentes al querer hacer su voluntada como niños pequeños y caprichosos y realmente Chihiro lo hace > lo respeta y esta consciente de el< y no esta haciendo prejuicios ni juzgándolo.... puede que el significado o la accion que deberiamos buscar para entender este hecho es el que ella hace al aceptarlo como es sin mas ni mas :I

    ResponderEliminar